Saber observar

Para ser un buen naturalista lo primero que hay que hacer es aprender a observar y no perderse detalle, pues en la Naturaleza hay que estar bien atento a todo. Así que a continuación te proponemos una serie de ejercicios que puedes hacer con tus compañeros o amigos con los que te entrenarás para convertirte en todo un estudioso de la naturaleza.

¿Qué hay en la caja?

    Material

  • Una caja
  • Una tela
  • Una serie de objetos

Un jugador coloca los objetos dentro de la caja, que después cubre con la tela. Cuando lo ha hecho, el resto de los participantes se acercan y durante un tiempo determinado descubre la caja para que todos puedan ver los objetos. Al terminar, cubre de nuevo la caja. Los jugadores deben escribir una descripción completa de lo que han visto:número de objetos, tipo, apariencia, dónde estaban colocados en la caja...
Se empieza dejando a los jugadores observar durante 30 segundos y se va reduciendo el tiempo de observación a medida que los jugadores se van haciendo más experimentados.

Lo más interesante sucede a la hora de comparar las notas que cada jugador ha tomado, porque cada uno de nosotros observa el mismo objeto desde diferentes "filtros" que hemos adquirido a lo largo de nuestra vida y experiencia. Lo mismo sucede en la Historia Natural: dos científicos pueden observar el mismo evento pero registrarlo y recordarlo de forma diferente.

Cambiado de sitio

Esta variante del anterior la pueden jugar solo dos personas si están al aire libre, como un bosque, la selva o un campo.
Los dos jugadores se sientan uno frente a otro separados la distancia de un brazo y observan cuidadosamente durante un tiempo el terreno que tiene delante hasta que se han familiarizado con los detalles.
Entonces uno de los jugadores se tapa los ojos y el otro se levanta y cambia de lugar algún objeto de los que hay en los alrededores que han estado observando. Al terminar vuelve a sentarse y dice: "Abre los ojos", y controla el tiempo que el otro jugador tarda en darse cuenta de lo que ha sido cambiado.

Muchos animales conocen a la perfección el entorno que les rodea, sobretodo alrededor de sus casas o madrigueras, y están alerta a los más mínimos cambios: un objeto nuevo, algo que ha cambiado de lugar, un movimiento inusual... Es por eso que las dispositivos de camuflaje que usan los naturalistas para observar los animales se colocan días antes de ser utilizados para que los animales se acostumbren a su presencia.

Observa y recuerda

Camina por un sitio que te sea poco familiar -un parque, una calle, la casa de un familiar...- o cualquier otro sitio que puedas volver a visitar. Al terminar anota todo lo que recuerdes haber observado. Una vez terminada la lista, vuelve de nuevo y compara tus anotaciones con lo que realmente había. ¿Qué cosas se te pasaron por alto? ¿Cosas grandes, pequeñas? ¿De algún color especial? ¿Cosas comunes o raras?

Este juego también lo puedes hacer con un amigo: en este caso podéis comparar vuestras listas. ¿Se os han pasado las mismas cosas? ¿Qué tipo de objetos son los que no recordábais haber visto?