Proterozoico

Hace 2.500 millones de años

La actividad fotosintética que comenzó en el Arcaico se encuentra en su máxima expresión, y va transformando la Tierra en un planeta con oxígeno en la atmósfera y los océanos, lo que va a marcar de forma radical la evolución de la vida en la Tierra.

A lo largo de los 2.000 millones de años que dura el Proterozoico, los continentes evolucionan y se fragmentan. De la escasa información que se ha podido recoger de las rocas más antiguas se sabe que el primer continente del que tenemos prueba directa a traves de sus rocas, bautizado cn el nombre de Ur y que apareció en el Arcaico, siguió creciendo absorbiendo lo que hoy es Zimbabwe, norte de la India, y parte de Australia Occidental.

El continente Ártica -que comprendía parte de Canadá, Groenlandia y Siberia- también acreta más masas continentales y forma un continente aún mayor llamado Nena, y un tercer continente, Atlántica, se formó hace 2.000 millones de años (26 de julio).

Hace 1.800 millones de años (11 de agosto) estos tres continentes y otras masas continentales se unen para formar el primer supercontinente, Columbia, que después se rompe para volver a reunirse hace 1.000 millones de años (13 de octubre) en otro supercontinente, Rodinia, que se rompe 300 millones más tarde. El Proterozoico termina con la formación de otro supercontinente, Pannotia.

La temperatura media de la Tierra era un poco más fría que en el Arcaico, unos 40 ºC. Esta bajó rápidamente hasta que se produjo una gran glaciación que comenzó hace 2.400 millones de años (24 de junio), provocada posiblemente or la actividad forosintética de las primeras cianobacterias. Esto significó el comienzo de una serie de glaciaciones globales a lo largo de todo este periodo, que terminó regresando a las temperaturas preglaciaciones.