Las primeras abejas

Hace 100 millones de años

Melittosphex burmensis es la especie de abeja más antigua conocida y se descubrió en forma de inclusiones en ámbar, en una mina al norte de Birmania. Tenía 3 mm de longitud, luego su tamaño era una quinta parte la de la abeja melífera actual. Comparte características anatómicas con ciertas avispas carnívoras -como la forma de sus patas traseras- pero también con abejas polinizadoras -como los pelos plumosos de su cuerpo-.