La fauna de Ediacara

Hace 635 millones de años

En 1947 Reg Sprigg era el geólogo de una expedición en busca de cobre en Ediacara, una zona árida y rojiza al sur de Australia. Su tiempo libre lo invertía en buscar fósiles y lo que encontró fueron los restos de los primeros seres pluricelulares complejos que habitaron los suelos marinos.

Eran seres de cuerpo blando, sin esqueleto, y sus huellas se han encontrado desde Namibia hasta Newfoundland (Canadá) y la Siberia Ártica. Pero su existencia es un misterio para los paleontólogos. Mientras que la mayoría de ellos parecen corresponder a formas de vida desaparecidas, algunos otros parecen estar relacionados con grupos que existen en la actualidad, como las esponjas, las anémonas de mar y los moluscos.

Con todo, la mayoría de los fósiles tienen un aspecto totalmente distinto a las formas de vida que aparecieron después: se parecen a discos, bolsas llenas de barro o colchones esponjosos. Las opiniones de los pàleontólogos están divididas: mientras que para unos pocos se trata de un reino propio llamado Vendobionta, para otros serían una especie de «experimento fallido» de vida multicelular.

Lo único cierto es que estuvieron sobre la Tierra muy poco tiempo: surgen el 11 de noviembre sobre las dos de la tarde y desaparecen en la madrugada del 19.