Formación de la Tierra

Hace 4.600 millones de años

El Sistema Solar se forma a partir de una nube de gas y polvo que apareció tras la desaparición de una estrella decenas de veces más masiva que el Sol hace 8.000 millones de años. Aquella estrella acabó sus días como supernova: una explosión que la hizo más brillante que todas las estrellas de la Galaxia juntas. De sus restos, tiempo después, se formó el Sol y toda su cohorte de planetas y otros cuerpos menores, como planetoides, asteroides y cometas. La Tierra, al igual que el resto de los planetas, se formó por agregación de planetesimales, pequeños cuerpos que poblaban el recién nacido Sistema Solar.