El primer ser vivo

Hace 3.700 millones de años

La vida se dio prisa por aparecer en nuestro planeta: hemos descubierto las primeras pruebas de vida en forma de microfósiles tan solo un centenar de millones de años después del final del Gran Bombardeo. Esto parece indicar que la apairción de vida no es un camino complicado y tortuoso. Estas pruebas fueron encontradas en Isua, Groenlandia, un lugar donde encontramos las rocas más antiguas conocidas de tipo sedimentario, y retrasan en 220 millones de años la prueba más antigua aceptada, un conjunto de estromatolitos de la región de Pilbara, en el oeste de Australia (ver pieza 1). Son pequeñas protuberancias, de apenas 1 a 4 cm, que se parecen mucho a los estromatolitos actuales. De las rocas circundantes se deduce que vivieron en el fondo de un mar poco profundo, como los estromatolitos que podemos encontrar vivos en Shark Bay, en Australia Occidental.