Colisión de Theia

Hace 4.500 millones de años

Bautizado con el nombre de Theia o Tea, en honor a la madre de la diosa griega lunar Selene, este protoplaneta es el protagonista de la mayor colisión sufrida por nuestro planeta en toda su historia. Tras ella una densa nube de roca y polvo quedó orbitando alrededor de la Tierra. Poco a poco, a partir de un proceso de acreción, esos restos acabaron dando forma a lo que hoy conocemos como la Luna. Aunque se debe señalar que a pesar de ser la teoría dominante para explicar el origen de nuestro satélite, existen varios interrogantes que todavía están sin responder.